Cien mil libros
por niño

La hora de la
calidad educativa

En 140

Hay que darle un shock de calidad a la educación primaria y secundaria: programa “Cien mil libros por niño”.

La propuesta

Proponemos regalar a cada chico en edad escolar un dispositivo digital que le sirva de complemento a las clases, con acceso a 100 mil libros electrónicos para descargar del sitio Educ.ar, incluyendo manuales escolares y libros para leer por placer. Además, los chicos podrán usar el dispositivo (o las netbooks de Conectar Igualdad) para acceder a programas y juegos correspondientes a cada nivel, que se adapten automáticamente a las habilidades y a las dificultades de cada uno, y les sirvan para apuntalar lo que aprenden en las clases. Será casi como asignar, de la mano de la tecnología, un maestro particular a cada chico del país.

Además, proponemos un shock de calidad en la educación primaria y secundaria a través de cinco medidas:

1) Asignar los mejores maestros y los mayores recursos a las escuelas más necesitadas.

2) Empezando por las escuelas más vulnerables, extender la jornada escolar tanto para apoyo escolar como para desarrollar las inteligencias múltiples de los chicos: artes, idiomas, deportes, tecnologías, emprendedorismo y liderazgo.

3) Orientar la currícula del nivel medio y polimodal al desarrollo de habilidades para llevar a cabo proyectos y solucionar problemas, y de habilidades socioemocionales.

4) Relanzar la carrera docente, con promociones e incentivos basados en la formación y la capacitación, en la asistencia y la puntualidad, y en las mejoras en el aprendizaje de los chicos, especialmente si esas mejoras ocurren en escuelas de bajo nivel socioeconómico. 

5) Crear un radar educativo digital para poder contar con datos agregados y por alumno en tiempo real, identificar chicos en riesgo de abandono o repitencia, y evaluar a los docentes y a los programas.

 


 

Algunos datos duros

La mayoría de los chicos va al colegio (la tasa bruta de escolarización secundaria del último censo es 89%) pero solo 58% termina de cursar y sólo 44% se gradúa a tiempo.

El desempeño de los alumnos argentinos permanece estancado en las pruebas internacionales desde el 2000.

Nuestro país tiene las tasas de ausentismo y llegadas tarde estudiantiles y docentes más altas del mundo.

Las brechas de desempeño por nivel socio-económico en algunas regiones de nuestro país igualan o superan las de los países más desiguales del mundo.

El capital físico en las escuelas estatales de Vicente López es 40% mejor que el de los partidos más pobres del GBA.

Sólo un 36,4% de los jóvenes del quintil de menores ingresos asiste a la enseñanza terciaria, en contraste con el 65,4% de los jóvenes del quintil de mayores ingresos.

Sólo el 6,3% de los alumnos de nivel primario asiste a escuelas de jornada completa. 

 

Preguntas frecuentes

 

¿No es muy caro regalar dispositivos electrónicos de lectura?

No, y es baratísimo si se hace la cuenta por libro. En la apertura de sesiones de 2015 Cristina Fernández de Kirchner anunció que de 2003 a esa fecha se distribuyeron 90 millones de libros. Como hay más de 11 millones de niños en Argentina, eso equivale a 0,66 libros por niño por año. Un lector digital habría tenido un costo comparable (0,2% del PIB), y habría significado 100 mil libros para cada niño.

 

¿Qué diferencia hay con Conectar Igualdad?

Conectar Iguadad es un plan muy poco integrado en la experiencia del aprendizaje, mientras que la clave para que los recursos computacionales tengan algún efecto en los resultados educativos es que se usen para apoyo escolar. Está demostrado que más o mejores recursos no mejoran los resultados educativos a menos que cambien la experiencia diaria de aprendizaje de los chicos. El dispositivo electrónico que se distribuiría serviría específicamente para dar apoyo escolar y para estimular la lectura por placer. El apoyo escolar es una de las herramientas más efectivas para corregir la desigualdad educativa.

 

¿Para qué sirve la lectura de cuentos?

Desde que son muy chicos, leer cuentos ayuda a los chicos no solo a mejorar su vocabulario, sino a reconocer figuras a través de ilustraciones, desarrollar sus habilidades de comprensión, y estimular su interés por los libros. Todo esto incide en su futuro, mejorando sus habilidades analíticas y su desempeño escolar (Martínez, 2014).

 

Las escuelas no alcanzan a enseñar bien lo que tienen que enseñar ¿encima tienen que desarrollar habilidades socioemocionales?

Las habilidades socioemocionales no son un sustituto, sino un complemento de las habilidades cognitivas. Como explica el especialista Paul Tough, a los niños les va mal en la escuela en parte porque les cuesta mantener la concentración mientras leen un texto largo o se dan por vencidos cuando no pueden resolver un problema difícil. Cultivar, por ejemplo, el autocontrol y la perseverancia, no es un lujo: es crítico para que a los chicos les vaya bien en materias como matemáticas y lectura. Además, la presencia de estas habilidades en la niñez predice el éxito en la adultez, y por suerte pueden desarrollarse con intervenciones simples.

 

Críticas y contraargumentos

 

Es difícil de instrumentar lo de los libros.

No, es muy fácil. En los casos en que se trate de material de dominio público, los libros serán de acceso libre para todo el mundo. Por otro lado, el Estado negociará con editoriales la cesión gratuita o compra de derechos en materiales todavía protegidos por derechos de autor. Estos materiales sólo serán accesibles desde el dispositivo digital, para evitar su circulación gratuita. Se incluirán todos los manuales escolares dentro de la oferta para el dispositivo digital.

 

Los chicos llegan a la escuela con mucha desigualdad

Totalmente. Por eso también proponemos: “Niños Cuidados”.

 

El economista Ricardo Hausmann recientemente publicó que invertir en educación no necesariamente sirve para gatillar el desarrollo económico.

Es debatible, pero en cualquier caso la educación de calidad es un derecho que no corresponde hacer rehén de sus consecuencias económicas. Además, propuestas como la "Red Federal de Autopistas", "Tecnología para crecer" y "Producir tiene premio" promoverán el desarrollo económico.

 

Quieren reemplazar a los maestros por dispositivos.

Al contrario. Mientras más tareas de aprendizaje puedan resolverse con el uso de tecnologías, más tiempo tendrán los maestros para conocer, contener, e inspirar a sus alumnos, destrabando el potencial encerrado en cada chico de nuestra Argentina.